Velero por la sierra minera del mediterráneo Carthago Nova

Este fin de semana volvía a pasar 24 horas en un velero, como regalo de cumpleaños de mis amigas, ellas habían pedido a su amigo con velero que las llevará 7 coincidió con el fin de semana que iba a la Universidad de Murcia a dar na conferencia, así que lo cuadraron todo.

Como experiencia en verdad os digo es ÚNICA, y con esto me refiero a que es dura y todas las imágenes que tenemos sobre los cruceros y veleros de parejas con copas son¡riendo y felices NO SON CIERTAS (es broma)

La pastilla para no marearse lo único que hizo fue marearme y hacerme sentir ebria, con sueño. Acto seguido sentir removido el estómago.

Después de toda esta obertura

Eso si os digo, la playa de Calblanque es divina, de las mejores playas de España, solo se puede llegar en coche y después caminar un buen rato por la montaña para adentrarse en la playa totalmente natural, ya que está protegida. Agua cristalina, donde (por fin) se pueden apreciar algunos pececillos. La arena es marrón amarillento, supongo por la actividad minera de la zona.

Al final el capitán nos comenta que no da tiempo de ir al Portus, que es una mejor zona para poder dormir y que nos quedaremos en Calblanque, nos anuncia que la previsión del tiempo es buena, y que será una noche tranquila.

Lectores, la segunda noche más mala de mi vida. Suelo tener el sueño, muy, muy pesado y ya puede llegar la tercera guerra mundial y yo seguir durmiendo. Pero, desde más o menos la hora que llegamos a la cala de Calblanque, eso de las 18 horas, me quedé sin cobertura.

Llegada la noche, no lo puedo negar, fue maravilloso, cenar casi en medio del mar con la luz de la luna, me hizo olvidarme que personas en tierra, personas muy importantes, estaban esperando que me comunicara con ellos.

 A eso de las 5 de la mañana me desperté repentinamente, pensando en que mis seres queridos podrían llamar a la policía y me puse de los nervios, a empezar a montarme películas nada sanas. Pero no solo fue eso, el velero se pandeaba como si fuera a volcarse y era imposible dormir, concentrarse en algo positivo, ese movimiento solo me provocaba sentimientos tóxicos y necrofilicos. A veces paraba ese oleaje diabólico y entonces intentaba dormir. En uno de esos momentos que la mar se calmaba por fin, pude dormir.

Despertarse en el mar con el sonido de las olas es maravilloso. No hay mejor despertar no dormir que en alta mar. Será por qué amo el mar, es el elemento de la naturaleza donde me encuentro mejor como buena canceriana.

Un experiencia vital, dura, pero digna de vivir, fue el regalo de cumpleaños que mis amigas me dieron, embaucando a su vecino que tiene un velero y aceptó llevarlo por 24 horas.

He pasado uno de los mejores cumpleaños de mi vida, gracias a la amistad, pero también a la generosidad de la gente.

 

 

EnglishGermanFrenchArabicDutchChinese (Simplified)ItalianPortugueseRussianSpanish