Mi boca, mi placer, tú placer

En esta época, suelo andar con mucha ropa por casa. Soy muy friolera, y aunque en ciudad de México en diciembre sí que hace frío, por los volcanes, no es comparable al de aquí. Si, ya sé que en España no hace frío y hace sol, lo que pasa en Europa es un extremo, países como Bélgica o Dinamarca en los que he estado largas temporadas, es de noche a la hora de comer y suele nevar en invierno. Un horror

En verano voy desnuda por toda la casa, disfruto de mi cuerpo y ahora de que me ha crecido el culo, gracias a que voy con más apetito. Me gusta andar desnuda y descalza, incluso me pongo en el balcón desnuda a observar a los bomberos. Algunos logran verme, otros no, al estar en el tercer piso no es tan claro y decirlo, los bomberos están concentrados, he ido yo más veces al balcón a que me vean desnuda, que veces que ellos hayan  mirado a mi balcón para verme.

Me he metido al baño a darme los últimos retoques para salir espectacular e impresionar a este joven que me esperaba en el sofá del apartamento por horas. Se ve habían soltado las dos ligas de atrás del liguero, como he dicho me ha crecido el culo y he de comprar ligueros nuevos, me lo está diciendo este episodio que estoy viviendo, estoy sin sujetador, para hacer la faena de ponerme los ligueros, intentando resolver esto, me estoy poniendo nerviosa de no dar la impresión deseada a este desconocido, cuando me dice que si puede pasar, que es urgente y le digo que si.

Me da un poco de miedo la respuesta que acabo de darle, y empiezo a pensar cosas horribles, quizá me pega y me caigo al suelo inconsciente y me viola, quizá trae cloroformo para que pierda el sentido en el baño, me mate y me desmiembre y se vaya. Así todo el imaginario cinematográfico, que he aprendido desde muy niña. Me armo de valor para que no vea mi nerviosismo y veo como la puerta se abre lentamente y él se queda sin moverse al verme.

Le pido por favor que me deje salir, se hace un lado y salgo. ¿Dónde vas? Me pregunta, le contesto que voy a seguir arreglándome a la habitación, voy sin tacones y sin sujetador, según mi manera de verlo un desastre, pero parece que él no lo ve así. Me pide que no me vaya y empieza a tocarme las tetas. Luego el culo, me besa. Me doy cuenta del juego, me escapo de sus brazos y me voy al sofá. Va detrás de mí. Se pone de rodillas y me dice que sí puede quitarme una de las medias, que le gustan mucho los pies. Le digo que si, y comienza a besarme los pies, de una manera sensual, con devoción pero de una forma erótica, como nadie me los había besado, ahora que recuerdo, nadie me había besado los pies, me los habían lamido, pero no besado.

Me dice que no me va a penetrar, que si puede correrse fuera, en mis tetas o en mi culo, incluso en mis pies, le contesto que por supuesto que si, no tengo ningún problema, cuando alguno se corre en mis tetas, disfruto ver desde ese ángulo cinematográfico como sale disparado el semen, caliente, sale como una fuente, enfrente de mis ojos, casi salpicándolos. Comienzo la felación, poco a poco, me incorporo en el sofá y el de pimientas le hago la relación sigue tocando el pie derecho, y empieza ya a marcar el ritmo, ya que he empezado a salivar, de repente mi boca se convierte en un coño que se humedezca con la entrada de la polla, salivo y salivo, en mi garganta empiezo a tener placer, gusto, y cada vez la abro más y mejor, lo noto en él, lo noto en mi. Le toco también los huevos y empieza a gemir con más intensidad, está a punto de correrse, separo suavemente mi boca de su miembro y rápidamente lo cojo con la mano y empiezo a masturbarlo con ritmo para que no se esfume la intensidad, mientras lo hago tengo la boca abierta, como invitando a que se corra ahí, es solo visual, ya sabe que ahí no se va correr, pero cuando estás jugando, simplemente juegas. Él coge su miembro y veo como señala a mis tetas, Las junto, me las toco, las junto con fuerza hasta que suenan, entonces se corre, gime muy fuerte mientras sale un semen casi agua, y con la punta del miembro deja los últimos restos en mis pezones dejando una sensación física y visualmente agradable

Me da las gracias y me voy a la ducha, me dice que él también irá después de mí. Salgo de la ducha, le doy un beso y le digo.¡Hasta la próxima! Oigo mis tacones en el pasillo, y mientras me alejo oigo el ruido de la ducha, Cierro la puerta y siento un frío aire de invierno. Me quito los tacones y me pongo mis cómodas bambas, para continuar mi destino.

 

 

EnglishGermanFrenchArabicDutchChinese (Simplified)ItalianPortugueseRussianSpanish