Miller final de la primera temporada de Trópico de cáncer

Hola

Hoy voy a terminar con Miller, pero no del todo, he encontrado unos libros de poetas eróticos y los voy a explorar para contaros, el ciclo se llamará libertad, amor y poesía

¡Nos vamos por la mañana! Eso es lo que le estoy diciendo a las rubia de ojos de ágata.Y mientras se lo estoy diciendo, me coge la mano y se la mete entre las piernas. En el retrete, me paro ante la taza con una erección tremenda; me parece ligera y pesada, como un trozo de plomo con alas. En el vestíbulo mientras me abrocho la bragueta, advierto que una de ellas está esperando a que su amiga salga del retrete, sigue sonando la música y quizá venga Mona a buscarme o Borowski con su bastón de puño de oro, pero ya estoy en los brazos de la tía, que me tiene cogido, y no me importa quien venga ni lo que ocurra. Nos metemos en el retrete retorciéndonos y allí la sujeto de de pie, la arrojo contra la pared e intento metérsela, pero no hay manera, así que nos sentamos en la taza y lo intentamos, pero tampoco hay nada que hacer.Por mucho que intentemos no sale. Y durante todo el tiempo ella me ha cogido la ficha y la está agarrando como un salvavidas, pero es inútil, estamos demasiado calientes, demasiados ansiosos. La música sigue sonando, así que salimos del retrete al vestíbulo de nuevo y, mientras estamos bailando ahí en el cagadero me corro encima de su bonito vestido y ella se pone hecha una fiera. Vuelvo tambaleándome a la mesa y allí están Borowski con su rostro rubicundo y Mona con su mirada de desaprobación. Y Borowski dice: Vámonos todos mañana a Bruselas y asentimos y cuando regresamos al hotel, vomito por todas partes, en la cam, en el lavabo, encima de los trajes y los vestidos y los chanclos y los bastones y  las libretas que nunca tocaba y los manuscritos fríos y muertos.

 

 

EnglishGermanFrenchArabicDutchChinese (Simplified)ItalianPortugueseRussianSpanish