La novela libertina como lugar de fantasías, conclusión

Continuando de cómo la lectura erótica nos puede llevar a un estado de excitación, un prematuro estado antes del acto sexual, ya que no basta con la lectura, después de la lectura se quiere la acción, se quiere más.

Una de las peculiaridades de la novela libertina es el espacio del gabinete (también llamado así  el espacio deonde las Dóminas, Mistress, Dominatrix o Señoras, realizan sesiones de BDSM). Es que es un espacio privilegiado para los actos más desenfrenados, pero sobre todo donde se hace la presencia de la palabra, considerando como la estancia de la voluptuosidad según Le Camus de Mezièries en Le gènie de l’architecture, que corresponde al estilo de la novela que intenta reflejar una sociedad hedonista, refinada y elegante. El gabinete es una espacio donde los espejos que multiplican los puntos de vista, así como las pinturas galantes, las velas, el mobiliaro,los colores, están allí, para provocar el deseo y no para manifestar su poder.

Podría hablar más de el significado del gabinete tanto en la novela, como del espacio en sí como lugar de placer, pero os dejaré a alguien más experimentado que es Restif de La Bretonne, Ursule en la carta CXIV de La paysanne pervertie (1784) describe una parte de su tocador y expone su arte para el libertinaje. Tienen todas las referencias, compren el libro y disfruten.

Me voy directamente a una de mis novelas preferidas libertinas, a mi autor preferifo de la novela libertina pero también uno de mis autores preferidos en general de la literatura que me gusta leer: La filosofía del tocador del Marqués de Sade, en el que, como es común en él, hace uso de su genialidad y mezcla un tema político que sucede a los franceses como es la revolución, la república para por fin en una sociedad que evoluciona, se contemple la sexualidad como parte de la cultura, quizá les parezca irreverente, pero analizándolo con profundidad, es brillante.

En el panfleto  Franceses, un esfuerzo más si queréis ser republicanos aportado por Dolmancè, el personaje masculino principal de la novela, le repondé con un no tajante a la pregunta hecha por Eugenia, el personaje secundario femenino, sobre si para gobernar un país, es necesaria la virtud. Termino mi post, más libertaria que erótica, mañana más.

Mirad como trataban el libertinaje en Lacedemonia y en Atenas los legisladores griegos compenetrados con esas ideas; permitían al ciudadano embriagarse de goces en lugar de prohíbirselos; ningún género de lubricidad le estaba negado y Sócrates, declarado por el oráculo como el filósofo más sabio de la tierra, pasaba indistintament de los brazos de Aspasia a los de Alcibíades, y no por ello dejo de ser la gloria de Grecia. Quiero ir más lejos, y aunque mis ideas sean algo contrarias a nuestras costumbres actuales, como mi objetivo es probar que debemos apresuranos en cambiar esas costumbres si queremos conservar el gobierno que hemos adoptado, intentaré convenceros de que la prostitución de las mujeres reputadas por honestas, no es más peligrosa que la de los hombres. El interés, el egoísmo y el amor, degradaron los primeros designios de la naturaleza, tan simples y naturales. El hombre pensó que iba a enriquecerse al tomar a una mujer y, con ella,los bienes de su familia. Y lo que era más frecuente, se tomaba por la fuerza a esta mujer, vemos aquí una ación motivada por el egoísmo y de cualquier modo, injusta. Jamás se puede ejercer la posesión de un ser libre; es tan injusto tener la propiedad exclusiva de una mujer como poseer esclavos. Todos los hombres son libres, todos tienen los mismo derechos, nuca perdamos de vista estos principios. Luego no puede entonces otorgarse a uno de los sexos el legítimo derecho de apoderarse exclusivamente del otro; ninguno de los sexos, como tampoco ninguna de las clases sociales, puede poseer arbitrariamente al otro.

*Quignard Marie-Francoise, La novela libertina. Lugar de fantasía(s), 1000 de deseo, Arquitectura y sexualidad,2016

*Sade Marques de, La filosofía del tocador, 1795

 

 

Escort Barcelona

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *