Marseille y el teatro y su doble

Publicada en

Hola
Cómo les había comentado celebramos y resistimos el dos de junio en Marseille, fui cordialmente invitada para hacer una performance (una pequeña, tipo obra de teatro, que la creas tú misma y tú misma la actúas, puedes utilizar, tanto medios tecnológicos o no, así como tirar de cualquier disciplina artística)
Esta vez, quise basarme sólo en movimientos y sonidos emitidos por mí así como grabados y vídeos, nada de palabra verbal, ni una sola y para eso me fume durante muchos días El Teatro y su Doble, una joya del arte teatral, donde propone un giro al arte teatral, que debido a intereses económicos y de clase, el teatro se convierte en el amaestrador de la sociedad para su obediencia y alineación, mediocres y aburridos espectáculos en la Francia de comienzos del siglo XX, que Artaud contempla y decide escribir este libro, donde `propone un teatro que divierta, que entretenga, un teatro con audencia que pueda otra vez volver a él para expiar las presiones de la vida diaria, para que pueda soñar otra vez, para que se agite, para que se conmueva, para que se revolucione.

El teatro sólo podrá ser nuevamente el mismo medio de auténtica ilusión, cuando proponga al espectador verdaderos precipitados de sueños, de su gusto por el crimen, de sus obsesiones eróticas, sus quimeras, su sentido utópico de la vida y hasta su canibalismo desborden en un sueño rígido e ilusorio, si no interior. Artaud Antonin, El Teatro y su doble

Amo el teatro y el escenario, después del sexo creo que es el mundo que habito realmente, donde me realizo como ser humano y puedo ser un todo, con el mundo.
Al releer a Artaud ( lo leí haciendo la carrera y no me impactó ni marcó cómo ésta vez) me enamoré de él lo confieso, su viaje a México a experimentar con una de las plantas sagradas como el peyote y descubrir a occidente como un modelo impuesto y hegemónico, como su brillante creatividad, si no su profundo amor a la humanidad, a pesar de haber pasado largos períodos en psiquiátricos.Buscando su bio, me encuentro que es de Marseille, y creo que estamos unidos y tengo deseo de ver el trozo de piedra donde reposan los resto o la nada de un hombre creativo y amoroso.
El domingo ya había terminado el encuentro y me fui por la mañana a buscarle, compré flores y fui hacia allá. El cementerio era enorme, volví a recepción a preguntar por su lápida, ya sé que la mujer no tenía por que saber quien era, pero me entristeció por él, se hicieron varias llamadas y nadie sabía donde estaba, prometieron el siguiente domingo darme su ubicación, este domingo no volví, pero volveré, quiero decirle que su arte me ayuda a ser más fuerte, a ser mejor persona.Fotos de Marseille y del cementerio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *