Oikema, el templo del amor de Ledoux

Continuando con Ledoux, hoy escribiré sobre su Oikema en griego significa casa, morada, templo, lugar de desenfreno. Ledoux no precisa el sentido exacto del término, pero la forma fálica que da al plano no admite equívocos, una propuesta mucho mejor lograda y detallada del espacio del placer.
Este templo lo concibe para la ciudad ideal de las Salinas de Chaux (que la Revolución Francesa suspende encarcelando a Ledoux) lejos de la ciudad. El Oikema esta concebido como una utopía de felicidad en la que el viajero debe de emprender un largo camino, una especie de paso de ensueño a través de un paisaje romántico, después de atravesar el inmenso bosque de Chaux y el río, se llega al lugar Val d’Amour y se entra en la ciudad bajo el pórtico en forma de gruta.

Escort Barcelona

El Oikema o Fragmentos de un monumento griego forma parte de este recorrido iniciático. El programa arquitectónico debe moderar las pasiones y preparar el himeneo participando así en la purificación de las costumbres. Como en los demás edificios sociales, Ledoux sitúa el Oikema fuera de la ciudad, en un pasaje de seductores encantos que prepara los sentidos. El discurso, a primera vista virtuoso y moralizador , incorpora una verdadera apología del placer, ¿Dónde me encuentro? El placer irradia su resplandor y el imperio de la voluptuosidad domina estos lugares llenos de encanto, en la aurora del deseo, que extiende sus rayos sobre una tierra privilegiada.

Escort Barcelona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *