Instituciones del Libertinaje

Hola a todos
El fin de semana pasado visité la exposición Arquitectura y Sexualidad en el CCCB, como saben, este espacio esta pensado en la relación entre arte y sexo, entre arte y pornografía.
La primera parte de la exposición que me gustó mucho, es sobre el panóptico y los espacios donde se desarrolla el placer, París como centro de esta conciencia de espacios. El burdel como una estructura arquitectónica a modo de panóptico también, me lleva a pensar de formas opuestas, me sorprende la capacidad reflexiva de la Revolución Francesa al considerar como una cuestión de Estado la prostitución, es decir, derechos, algo de lo que se carece en este momento actual en Europa pero también me sorprende el control que estaban dispuestos a ejercer sobre las prostitutas.
Hablaré sobre estos espacios y los creadores de estos, muy buen fin de semana.

Utopías sexuales
Instituciones del libertinaje
Adèlaïde de Caters

Iniciado en las artes amandi del Palais Royal y en los misterios de la prostitución por Preval, famoso charlatán del siglo XVIII, Nicolas Edme Restif de La Bretonne, escritor prolífico e interesado por las costumbres de su tiempo, publica un libro sobre el Palis Royal en el que retrata las Treinta y dos jóvenes del paseo de los suspiros.
Lugar propicio para el encuentro, las galerías del Palais-Royal servirán de inspiración a Charles Fourier para su Falansterio.
Frente a los excesos y desordenes de la capital Restif de La Bretonne imagina un burdel ideal que proteja la salud de los clientes y de las prostitutas. en su libro Le Pornographe, bajo la apariencia de una correspondencia ficticia expone su proyecto de reforma de la prostitución. La idea consiste en agrupar a las prostitutas en establecimientos sometidos a una reglamentación estricta la Pornognomonia (regla de los centros de libertinaje) Aplicando un reglamento: Así la consecuencia inevitable sería la extirpación del virus. Estas casas que él llama Parthénions del griego, casas para jóvenes vírgenes se sitúan en los barrios apartados de la ciudad. Siguiendo las tipologías de la época, imagina grandes patios con accesos discretos y galerías que dan a los jardines. Las ventanas disponen de persianas que permiten ver sin ser visto. Las jóvenes se distribuyen según su edad y su belleza en seis corredores:

Billetes.- Habrá diferentes billetes, según el grado de juventud y belleza. Las jóvenes se acomodarán en los corredores, cada uno de los cuales estará dividido en dos clases, según este orden: en el primer corredor estarán las de más edad: esta edad no excederá de los treinta y seis años: las de veinticinco a treinta ocuparán el el segundo corredor; en el tercero estarán las jóvenes de veinte a veinticinco: en el cuarto se encontrarán las jóvenes de dieciocho a veinte: en el quinto, las jóvenes de dieciséis a a dieciocho: las contadas muchachas que pudieran tener entre catorce y dieciséis años y cuyo prematuro desarrollo les permita atender a los hombres, ocuparan el sexto corredor
Tarifa.- Caja de recaudación. Las Jóvenes que se distingan por su superior belleza ocuparán la derecha del pasillo, señalada con el número 1: la izquierda será designada con el número 2.

*Arquitectura y sexualidad, 1000 m de deseo, CCCB, Diputació de Barcelona, ISBN 9788498037517.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *