La Prostitución como Función Social

Queridos todos

Continuo con el libro El Sexo en la época Romana y ahora os hablaré sobre  uno de los temas del catálogo: La Prostitución como Función Social.

A diferencia de nuestros días la prostitución se reconocía como un papel muy importante en la conservación del orden social (algo que no termina de gustarme, pero ya haré mis comentarios) y no como hoy, estigmatizante tanto para trabajadoras y clientes, sórdido y escandaloso, y no dudo que esto haya sido a causa del cristianismo.

Hacer uso de los servicios de prostitutos y prostitutas (otro punto, después de implantar el modelo de familia como heterosexual, los prostitutos han sido invisibilizados, eso no deja de que los prostitutos siguen en activo tanto o más que las prostitutas) no era infamante y siempre era mejor que asediar a alguien de condición libre, Marcial hispanorromano, comenta:

Entrégate a los abrazos femeninos, entrégate Víctor, y que tu picha aprenda un oficio que no conoce.Se está tejiendo el velo de tú prometida, ya se está preparando la doncella, ya recién casada va a rapar a tus favoritos. Una sola vez se le permitirá ella a su ardiente marido darle por el culo: mientras teme las primeras heridas de un dardo desconocido. Su madre y su nodriza te prohibirán que eso que eso suceda con frecuencia y te dirán: ‘Esa es tú mujer, no tu mancebo’. ¡Ay, qué sofocos, que dificultades pasarás, si el coño es para ti una cosa extraña! Así que ponte de aprendiz en manos de una maestra de la Subura. Ella te hará hombre: Una doncella no te enseña bien.

Podía ser objeto de critica que el cliente optara por una forma de sexualidad infamante, pero no a la vista del burdel: Siempre que atravieses la puerta de un cuarto con letrero, ya te guste un muchacho, ya una muchacha, no estás satisfecho con las puertas, con la cortina o con la tranca y exiges que haya un secreto mayor para ti. Si hay sospecha de la mínima rendija, se tapa al igual que los agujeros que se perforaron con lasciva aguja. Nadie que de por culo o que folle Cántaro, es de un pudor tan delicado y escrupuloso. (Marcial)

La prostitución se llevaba a cabo tanto en prostíbulos como en baños y ciertas tavbernas. Representaba una importante fuente de ingresos para muchas ciudades, y tambén una manera de recaudar impuestos, que se ocupaba de pagar el leno (proxeneta), una figura absolutamente despreciable a los ojos de la sociedad. Además tanto él como las personas que practicaban la prostitución, carecían de derechos, y no podían casarse o tener testamento.

Para el hombre, las prostitutas representaban el placer frente a la relación con la propia esposa, pero los cambios en la moral social comportaron un nuevo modelo de relación matrimonial, según el cual el marido quería encontrar en la mujer el mismo tipo de satisfacción que le podía proporcionar una prostituta: Esposa, vete de casa o acostúmbrate a mis costumbres. A mi me gustan las noches pasadas entre alegres copas, tú tienes prisa por levantarte de la mesa con mala cara por el agua que has bebido. Tú gozas a oscuras, a mi me gusta retozar la lámpara por testigo y quedar deslomado a plena luz del día. A ti te ocultan los corsés y las túnicas y las mantas opacas, pero para mi nuca es bastante desnuda una mujer en la cama. A mi me enloquecen los besos que imitan los arrullos de las palomas, tú me los das como los que acostumbras a darle a tú abuela por la mañana. Tú no te dignas darle alegría al negocio ni con tus movimientos, ni con tus palabras ni con tus dedos, como si estuvieras preparando el incienso y el vino. Si a ti te gusta la seriedad, admito que seas una Lucrecia todo el día, de la mañana a la noche; por la noche quiero una Lais.(Marcial)

img_20161111_123758 Escort Barcelona

                                   Cubículo o estancia del lupanar en Pomepeya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *