Filosofía del Tocador

Sin duda, uno de mis autores preferidos Sade (casi que prefiero siempre leer literatura de mujeres como un acto feminista, entre más consumamos contenidos de mujeres, más las animaremos a producir, también la literatura erótica femenina es muy interesante y me identifico plenamente con ella)
Sade figura entre mi biblioteca, no sólo por su contenido altamente explícito y transgresor respecto a la sexualidad, por su irreverencia política, claramente republicana siendo sus escritos inspiradores de las bases de la república francesa, y modelo de liberación de muchos países americanos, si no por su feminismo, aunque ustedes no lo crean, abogaba por una igualdad de los sexos. (Este es el momento en que el movimiento abolicionista de la prostitución y la pornografía se llevan las manos a la cabeza)
El capítulo a comentar es este:
Franceses, un esfuerzo más si queréis ser republicanos
Las Costumbres
Habrá unas casas destinadas al libertinaje de las mujeres y como las de los hombres, estarán bajo la protección del gobierno, ahí le serán proporcionados todos los individuos de uno y de otro y otro sexo que puedan desear y cuanto más frecuenten esas casas, más estimadas serán. No hay nada más ridículo y tan bárbaro como el de asociar la virtud y el honor de las mujeres con la resistencia que oponen a los deseos que ellas han recibido de la naturaleza y que irritan permanentemente a aquellos que cometen la brutalidad de reprobarlos. Las mujeres superando los prejuicios que antaño encadenaron a su sexo podrán entonces entregarse a todo lo que le dicte su temperamento en las casas establecidas con ese fin; serán recibidas en ellas con respeto y ampliamente satisfechas, regresaran a la sociedad, donde podrán hablar en público de los placeres como lo hace hoy de un baile o un paseo. Sexo encantador, seréis libres; gozareis como los hombres de todos los placeres que la naturaleza os impone como un deber. ¿La parte más divina de la humanidad debe acaso encadenarse a la otra? Sois tan libres como nosotros la carrera de los combates de Venus os espera al igual que nosotros. No temáis absurdos reproches, la pedantería y la superstición son perjudiciales. Ya no se os verá ruborizaros por vuestros encantadores extravíos, coronadas de mirtos y rosas, la estima que guardaremos hacia vosotras estará en directa relación a la mayor cantidad de concesiones que os permitiréis hacernos.

Filosofía del Tocador. Marqués de Sade. 1795

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *